Verdi. O entrañable home dos verdes

Random.

Os avistamentos do Entrañable home dos verdes ou “Verdi” vense producindo dende tempos inmemoriais, contando con rexistros ben antigos, incluída algunha mención no famoso Códice Calixtino. Ainda que dende hai unhas décadas os casos de contacto con este ser volvéronse cada vez mais insólitos e anómalos. As teorías que barallan criptozoólogos recoñecidos é que esta especie probablemente xa estea extinta coincidindo a súa decadencia cas políticas de subvención de monocultivos de eucalipto, vagas de incendios, desaparición das especies autóctonas e aparicións de hordas de domingueiros con quads trepavalos e escaghallaterróns.

Este ser tímido e herbáceo, cuio único depredador eran herbívoros tal que vacas, ovellas e algún campista vegano, aliméntase de bosta e auga, defecando en outono cogumelos diversos.

Se ainda sabedes de algún lugar libre de eucaliptos, pirómanos, especuladores e trepaterróns, con sorte, paciencia e sixilo ainda poderedes atoparvos con unha destas rarezas marabillosas da natureza, pero non vos molestedes en quitarlle fotos pois sempre, sempre saen desenfocados.

———————————————————————————————————

Los avistamientos del Entrañable hombre de los verdes o “Verdi” se vienen produciendo desde tiempos inmemoriales, contando con registros muy antiguos, incluida alguna mención en el famoso Códice Calixtino. Aunque desde hace unas décadas los casos de contacto con este ser se volvieron cada vez más insólitos y anómalos. Las teorías que barajan criptozoólogos reconocidos es que esta especie probablemente ya esté extinta coincidiendo su decadencia con las políticas de subvención de monocultivos de eucalipto, olas de incendios, desaparición de las especies autóctonas y apariciones de hordas de domingueros con quads pisamuros y destripaterrones.

Este ser tímido y herbáceo, cuyo único depredador eran herbívoros tal que vacas, ovejas y algún campista vegano, se alimenta de bosta y agua, defecando en otoño setas diversas.

Si aun sabéis de algún lugar libre de eucaliptos, pirómanos, especuladores y destripaterrones, con suerte, paciencia y sigilo aun podréis encontraros con una de estas rarezas maravillosas de la naturaleza, pero no os molestáis en sacarle fotos pues siempre, siempre salen desenfocados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.